Rosácea

ROSÁCEA

Es una enfermedad crónica cuya causa no se conoce totalmente, se presenta en la región centro facial y se caracteriza por un componente vascular permanente que origina enrojecimiento y brotes semejantes al acné.

Se presenta más en Europa y Estados Unidos que en Latinoamérica, predomina en mujeres de piel clara y menos en hombres, pero en éstos se desarrolla rinofima (deformidad y crecimiento nasal). El inicio se da entre los 30 y 50 años.

La causa no se sabe exactamente, pero es un desorden vascular de la piel. Hay predisposición genética, antecedentes de acné e influye la luz solar, el calor, el frío. Se ha asociado con enfermedades gastrointestinales e infecciones focales. Se encuentra el ácaro Demodex folliculorum en la glándula pilosebácea en el 19% de los pacientes.

Hay varias etapas del acné rosácea:
• El eritema o enrojecimiento persiste por horas o días. Las telangiectasias se hacen cada vez más notorias y llegan a formar en nariz y pliegues nasolabiales, ramificaciones de vasos sanguíneos.
• Aparecen pápulas y pústulas que persisten durante semanas, junto con enrojecimiento en el área central de la cara que abarca nariz, mentón, mejillas, frente, glabela y cuero cabelludo. Las lesiones pueden llegar a ser tan inflamatorias que dejan cicatrices residuales y presentarse cada vez más frecuentes.
• En esta etapa los pacientes llegan a desarrollar grandes lesiones inflamatorias como nódulos más en nariz y mejillas, la piel se vuelve inflamada, engrosada, con grandes poros que se asemeja a la piel de naranja, llegando a formar lesiones deformantes llamadas fimas.
• Ocular: es la cual se acompaña con alteraciones oculares como conjuntivitis, blefaritis escamosas (pestañas con escamas), chalazión, con manifestaciones como sensación de cuerpo extraño, lagrimeo, quemadura, dolor, fotofobia, enrojecimientos de ojos, etc. Por lo cual debe ser valorado por un oftalmólogo.

En conclusión, el acné rosácea es una enfermedad crónica de origen multifactorial que con cuidados generales y seguimientos adecuados, en etapas iniciales se puede controlar y mejorar evitando recaídas frecuentes, así como cicatrices en cara.

Para su valoración consulte con un dermatólogo.

——
Dra. Gloria Lilián Contreras González.
Dermatóloga y Dermatóloga Pediatra
Av. Manuel Acuña 2760 int 203
Guadalajara, Jalisco
Teléfonos 10571154 y 55

X