Lunares y su riesgo de cancer

LOS LUNARES Y SU RIESGO DE CONVERTIRSE EN CÁNCER

 

Los lunares, médicamente son conocidos como nevos, por ser derivados y formados por un grupo particular de células de la piel llamadas células névicas, las cuales son similares a los melanocitos; éstas presentan como característica particular la capacidad de producir color en la piel, desde el café claro, hasta el marrón, u otros tonos intensamente pigmentados como el negro.

Los lunares son las neoformaciones más frecuentes que se presentan en cualquier zona de la piel, desde el rostro, pecho y brazos, hasta las palmas de las manos y las plantas de los pies, éstas últimas zonas anatómicas que no representan un riesgo mayor para su transformación maligna o cancerosa; la posibilidad de transformación maligna de un lunar varia desde uno en 250mil hasta uno en 350mil.

Los lunares presentes desde el naciemitno, o en los primeros días de vida, se conocen como nevos melanocíticos conténitos; su tamaño suele ser mayor en comparación con aquellos que se presentan en el transcurso de nuestra vida conocidos como nevos, o lunares adquiridos, mismos que tienden a dejar de presentarse hacia los 40 años de edad.

En cuanto a su aspecto y forma, pueden variar desde los que son planos a los que son realzados, mientras que su tamaño varia desde 1 a 10 mm.

La transformación maligna de un lunar es conocida como melanoma, variante cancerosa particularemente temible por su naturaleza agresiva, la cual es poco común; pues sólo un 25% de los melanomas surgen a partir de lunares, mientras que el porcentaje restante emerge como melanoma maligno, cuyo riesgo es que en su inicio son muy parecidos a los lunares. Por lo anterior es muy importante someterse de manera periódica a un diagnóstico de lunares, evaluando cada uno de llos bajo una regla nemotécnica muy fácil de recordar:
•Asimetría (si el lunar presenta o no asimetríaa)
•Bordes (es normal presentar bordes nítidos, no bordes irregulares o con escotaduras)
•Color (un lunar es más temible cuando presenta más de un color)
•Diámetro (tener particular atención en aquellos lunares que son mayores a 7mm de diámetro)
•Evolución (existe mayor peligro si el lunar se ha modificado en forma, color o tamaño durante un corto plazo)

Resulta por demás importante que una evaluación inicial de los lunares sea llevada a cabo por el dermatólogo de preferencia con un dermatoscopio pues la dermatoscopia es el método de evaluación de lunares actualmente más avanzada.

———
Dr. Ricardo Quiñones Venegas
Dermatología y Cirugía Dermatológica
Av. Pablo Neruda 3265-55
Col. Providencia
CP 44630
Guadalajara, Jalisco
Tel: 33.36400733

X