Herpes Zoster

HERPES ZOSTER

Esta enfermedad es infecciosa y su causa en la reactivación del virus varicela zóster, que a su segunda incidencia se manifiesta como herpes zóster.

Generalmente se presenta en pacientes cuyo sistema inmunológico se encuentra deprimido. Su mayor incidencia es en adultos de entre los 50 y 75 años y la posibilidad de que un individuo sufra un herpes zóster a lo largo de su vida es de un 10 a 25 por ciento.

La enfermedad se caracteriza por la aparición de dolor de intensidad variable, en ocasiones de tipo ardoroso. Posteriormente se presentan grupos de vesículas que darán lugar a costras, sobre una base de piel enrojecida que característicamente es unilateral, siguiendo un trayecto en banda: el de los dermatomos afectados.

Puede presentarse en cara, extremidades y más frecuentemente en tórax con daño en piel y sistema nervioso periférico. En ocasiones se acompaña de adenopatía regional, dolor de cabeza, sensación de cansancio, y en niños, febrícula. La duración del periodo activo es de siete a diez días. Cuando el deterioro inmunitario es muy severo, existe la posibilidad de que la afección deje de ser localizada para diseminarse.

Con la involución de las vesículas puede quedar la piel con leves alteraciones de la pigmentación y en algunos casos persiste una complicación que es la conocida como neuropatía postherpética, la cual se manifiesta con dolor intenso persistente, ya sin la presencia de lesiones en la piel. Además del dolor se sufre de sensaciones como pesadez, frío, punzadas, ardor quemante, entre otras, las cueles corresponden a parestesias por el daño a los nervios periféricos. La neuralgia postherpética tiene una incidencia de 10 a 14 por ciento, pero ésta se incrementa notablemente en pacientes mayores de 70 años. Otra complicación del herpes zóster puede ser el compromiso ocular cuando su presentación es facial.

Tratamiento
La base del tratamiento generalmente consistirá en la prescripción de antivirales en forma sistémica, es decir, vía oral. Aunque varia según el estado de la enfermedad y la edad en que se presenta. Lo más importante es saber que mientras más pronto se instale la terapia, menor será el riesgo de complicaciones.

Cuando se presenta la neuralgia postherpética, el profesional de la salud debe prescribir tratamiento para la reparación neural y principalmente aliviar el dolor del paciente.

——–

Dra. María Isabel García Rodrígez
Dermatóloga
Catedrático de la facultad de Medicina de la UAG
Calle Justo Sierra 2811 esq. Juana de Arco
Col. Vallarta Norte
Guadalajara, Jalisco
Teléfonos: 36150758

 

X